Pico del Nevero - Sierra de Guadarrama
Pico del Nevero - Sierra de Guadarrama

Ruta circular al pico del Nevero desde el Puerto de Navafría

La ascensión al Pico del Nevero por la vertiente segoviana de la Sierra del Guadarrama es bastante sencilla y no demasiado larga, unos 11km. Aunque si subes y bajas por el camino más corto, el que tomamos nosotros para el regreso, tan solo son 7km de ruta, pero con más desnivel en la pendiente.

Ruta circular al pico del Nevero desde el puerto de Navafría.

El punto en el que comienza esta ruta es el parking del puerto de Navafría. Allí arriba, encontrarás un parking en la vertiente madrileña y otro en la segoviana. Es muy recomendable ir a primera hora pues la zona suele estar bastante concurrida y si no encuentras sitio en los parking, tendrás que aparcar en la vertiente segoviana en el lateral de un camino que se adentra en el pinar.

Las carreteras que llevan al puerto de Navafría, la SG-612 por el lado segoviano y la M637 por el lado madrileño, son bastante frecuentadas por ciclistas, así que debes tener precaución pues son carreteras estrechas y con poca visibilidad debido a las curvas.

Comenzamos la ruta desde el parking de la vertiente madrileña, cruzamos al lado segoviano y desde la caseta que hasta 2020 fue centro de esquí nórdico y que está junto al parking de este lado de la sierra empezamos esta ruta circular al pico del Nevero.

La ruta circular al pico del Nevero comienza por las que fueran pistas de esquí nórdico, así que tomamos esta pista hasta nuestra primera parada, el Mirador del Collado. En estos aproximadamente 2.5km de ruta, la pendiente es prácticamente nula y el mirador es un buen sitio para observar todo el valle y la meseta al fondo.

Avanzamos apenas 350m por la misma pista hasta llegar al desvío hacia el Pico del Nevero. En este punto se encuentra la bifurcación que te lleva hacia el pico Picardeñas y la parte baja del Chorro de Navafría o hacia el refugio de Regajohondo (desde donde puedes seguir hacia otros refugios o hacia el Chorro) si se continua recto o hacia el Pico del Nevero si giramos a la izquierda.

Una vez que tomamos el camino hacia la irquierda, sale a la derecha otra bifurcación que obviaremos, pues nos llevaría hasta el Refugio de Piemediano.

Aquí empieza la subida con un desnivel exacto del 10%. Desde el desvío hasta el collado previo a la cumbre tenemos por delante 3550mts de longitud y salvamos 350mts de desnivel. Es decir, ganaremos 10 metros de altura por cada 100 metros que avanzamos. Poco antes del collado, hay otro desvío a la derecha que no debemos tomar, pues nos llevaría hacia Peña Cabra.

Durante este tramo pasaremos de caminar por un frondoso bosque de altos pinos a la zona de matorral donde ya no quedan árboles, en torno a los 2000mts de altitud. En el camino, nos desviamos hacia la derecha hacia un mirador de roca con un precioso árbol seco, para volver de nuevo al camino. Tan solo nos desviamos unos metro para ver este lugar.

En la única bifurcación que tiene el camino en este tramo, está perfectamente indicada la ruta a seguir para llegar al Pico del Nevero.

Desde el collado casi se aprecia la cumbre del pico del Nevero. Tan solo quedan 850mts a la cumbre y unos 50mts de desnivel.

En este punto podréis observar multitud de postes que recorren la montaña y que formaban una valla de alambre de espino hoy totalmente destrozada; aunque los alambres de espino ahí siguen por el suelo, así que tened cuidado.

Mientras algunos se acercaron hasta el nevero otros continuamos la ruta hacia la cumbre, pues tan solo nos quedaban unos 15 min de paseo hasta las ruinas militares y el punto más alto, el pico del Nevero y su punto geodésico (en bastante mal estado, por cierto).

Las vistas del valle de Lozoya son lo que más destaca desde la cumbre del Pico del Nevero, y probablemente lo que mas impresiona, junto con la meseta del lado castellano, de la ruta circular al Pico del Nevero.

Posando en la cumbre de
Posando con el punto geodésico y el valle del Lozoya al fondo.

Esta cumbre es casi llana en el lado castellano, pero tiene un buen desnivel hacia el lado madrileño. A los pies las lagunas glaciares de Hoyos de Pinilla. Por estas lagunas viene una buena ruta al pico del Nevero por la vertiente madrileña. Al fondo, el embalse de Pinilla.

Regresamos hasta el nevero donde nos habíamos separado del resto del grupo y aprovechamos para comer algo y hacer una parada. Buscamos un lugar donde las moscas no nos comiesen, pues había una autentica plaga de moscas, como podéis ver en alguna foto.

El camino de regreso lo hicimos por la parte corta de la ruta, corta pero con más desnivel de bajada. Pasamos por otras ruinas, creemos que también militares por sus troneras en los muros que aún se mantienen en pie y comenzamos el descenso por un terreno donde la senda está bastante descompuesta, tanto es así, que la parte final de esta senda, donde vuelven a aparecer los pinos, se desvía por el interior del pinar dejando un poco de lado el pequeño cortafuegos que sirve de límite entre las dos comunidades autónomas.

En el final de la ruta circular se encuentra de nuevo el parking del puerto de Navafría y poco antes de llegar encontraremos las últimas indicaciones.

Video de la ruta circular al pico del Nevero desde el puerto de Navafría.

Itinerario de la ruta circular al pico del Nevero desde el puerto de Navafría.

A continuación detallamos los datos técnicos de la ruta realizada grabados con nuestro dispositivo GPS. Los puntos de la ruta se han optimizado para reducir su tamaño y evitar ovillos y aquellos puntos que distan menos de 5mts entre si. La altitud ha sido corregida con los datos DEM.

Algunos datos sobre la ruta circular al pico del Nevero desde el puerto de Navafría.

Tiempo total de la ruta5 horas (incluidas paradas para comer y descansar)
Tiempo en movimiento3 horas y 30 min
Altura ganada480 metros
Distancia11 km

Otras rutas con niños por Segovia

Otros artículos sobre Segovia

Anselmo
Informático, Viajero, aficionado a la fotografía, montañero, cervecero... me encanta viajar desde que tengo mis propios ingresos e intento disfrutar de cada minuto libre para practicar mis aficiones, que no son pocas.