Zapato de la Reina - Teide - Tenerife

Una parada para visitar el zapato de la reina – Tenerife

El zapato de la reina es una de las “atracciones” o puntos de interés que podemos ver en la TF21, carretera que recorre la ladera del Teide. En la misma carretera TF21, tan solo un poco más adelante que los Roques García y su famoso Roque Cinchado, se encuentra el Zapato de la Reina. Una formación rocosa también de origen volcánico que tiene la forma de un zapato de tacón de varios metros de longitud.

Una parada para visitar el Zapato de la Reina

Dejamos los Roques García y continuamos por la carretera hacia el museo etnográfico Juan Évora. A mitad de camino, aproximadamente tras haber recorrido 4 kilómetros, llegamos al pequeño aparcamiento perfectamente pavimentado de roca que da acceso al sendero que nos llevaría hasta el Zapato de la Reina.

Teide y Pico Viejo desde el aparcamiento del Zapato de la Reina

Dejamos el coche en el parking, desde el que hay unas buenas vistas del Pico Viejo y del Teide, pero el zapato de la reina, si miramos hacia el Teide, se encuentra a nuestras espaldas.

Tomamos el sendero, bastante bien marcado, y en apenas unos metros ya teníamos la perspectiva de la formación rocosa convierte la roca en el Zapato de la Reina. Era poco más de mediodía y el sol estaba casi en su zenit, así que apenas hacía sombra, pero cuando el sol está más bajo, la roca proyecta una sombra enorme de un zapato de tacón.

Hicimos algunas fotos desde lejos y después nos acercamos hasta la ubicación exacta del zapato. Tomamos alguna que otra foto desde la base, pero desde tan cerca, la perspectiva se pierde y la forma del zapato casi se pierde.

Recursos para nuestro viaje por Tenerife

Ubicación del Zapato de la Reina

En un lateral de la carretera TF-21, poco antes del cruce en el que se encuentra el pequeño museo Juan Évora, está el parking que da acceso a esta conocida formación rocosa. Esta es su ubicación exacta.

Otros artículos sobre Tenerife

Anselmo
Informático, Viajero, aficionado a la fotografía, montañero, cervecero... me encanta viajar desde que tengo mis propios ingresos e intento disfrutar de cada minuto libre para practicar mis aficiones, que no son pocas.