El museo de la ballena de Caniçal – Madeira

El museo de la ballena de Caniçal, en Madeira, muestra al viajero el pasado ballenero de este archipiélago portugués; cuando el aceite obtenido de las ballenas era el motor económico de estas islas del Atlántico.

Visita al museo de la ballena de Caniçal – Madeira

Tras haber pasado la mañana visitando la fábrica de mimbre de Camacha, y haber llegado hasta donde comienza el treking de la Ponta de São Lorenço (era tarde para hacer la ruta con la peque), pusimos rumbo a Caniçal para ver el museo de la ballena. Comimos en uno de los restaurantes de esta pequeña localidad, junto a las piscinas de Caniçal, muy próximo al puerto y fuimos directos al museo.

El Museo de la Ballena o Museo da Baleia da Madeira fue para nosotros un descubrimiento muy interesante, a pesar de no estar de acuerdo con esta práctica. Es curioso comprender como las buscaban y después les daban caza con pequeñas barcas más pequeñas que las propias ballenas; aprender como se obtenía la grasa y el proceso de producción, etc. Afortunadamente, se ha pasado de la captura de cachalotes a la conservación de los cetaceos en todo el área de Maderia.

Nada más entrar, al bajar por la rampa de acceso a las salas, unas enormes reproducciones de las ballenas te dan la bienvenida al museo. Estas ballenas son el punto final de la visita, pero se ven a través de una cristalera nada más entrar.

Reproducción de ballenas a escala - Museo de la Ballena de Madeira - Caniçal

Reproducción de ballenas a escala – Museo de la Ballena de Madeira – Caniçal

En la primera gran sala del museo se pueden ver las barcas que utilizaban los balleneros para capturar a las ballenas y un montón de información sobre la historia de la captura de ballenas en Madeira. Los primeros balleneros, la fabricación de arpones y barcas, grabados, fotos, historias de capturas, etc.

Reproducción de ballena y embarcación real - Museo de la Ballena de Madeira - Caniçal

Reproducción de ballena y embarcación real – Museo de la Ballena de Madeira – Caniçal

La visita se puede hacer con audioguía y en cada punto, una locución te va explicando los paneles que tienes delante y los distintos objetos. Metidas en vitrinas encontrarás tallas de huesos y dientes de ballena; desde ornamentos hasta herramientas.

Escema de caza de ballena tallada en hueso de ballena - Museo de la Ballena de Madeira - Caniçal

Escema de caza de ballena tallada en hueso de ballena – Museo de la Ballena de Madeira – Caniçal

También puedes ver reproducciones a escala de las embarcaciones, de los distintos tipos de botes utilizados para la captura y transporte de estos enormes mamíferos marinos.

Reploduciones a escala de las barcas balleneras - Museo de la Ballena de Madeira - Caniçal

Reploduciones a escala de las barcas balleneras – Museo de la Ballena de Madeira – Caniçal

En un pequeño rincón del museo, nos explican el sistema de vigias y sus torres. Repartidas por las islas que forman el archipiélago de Madeira hay aún ubicados puntos de vigilancia que cubrían todas las islas. En cada punto de vigilancia, expertos observadores oteaban la superficie del océano en busca de una nube de agua recién expulsada por las ballenas o un grupo de cachalotes saliendo a la superficie. Como podéis ver, no tenían ni un solo punto sin cubrir en los alrededores de las islas.

Puntos de vigilancia - Museo de la Ballena de Madeira - Caniçal

Puntos de vigilancia – Museo de la Ballena de Madeira – Caniçal

En esta zona, un telescopio sirve al visitante para observar al fondo las Islas Desertas y el océano. Observando el mar con este aparato te puedes hacer una idea de lo difícil que era localizar un grupo de ballenas en la distancia.

Ilhas Desertas desde el Museo de la Ballena de Madeira - Caniçal

Ilhas Desertas desde el Museo de la Ballena de Madeira – Caniçal

Cuando uno de los vigías localizaba un grupo de ballenas, enviaba por radio la ubicación a los balleneros y estos ponían rumbo hacia ellas para darles caza.

Ser ballenero era o es un rango, no todo el mundo era ballenero, tan solo uno en cada embarcación poseía ese rango. En una de las paredes del museo están las fotos de todos los balleneros de Madeira.

Balleneros de Madeira - Museo de la ballena de Madeira - Caniçal

Balleneros de Madeira – Museo de la ballena de Madeira – Caniçal

La visita termina en la sala que se ve al entrar, donde están colgadas las reproducciones de ballenas y delfines. La sala cuenta con material audiovisual en 3D y un pequeño submarino en el que proyectan un viaje por el fondo del océano.

Hoy, los conocimientos de los antiguos balleneros, ayudan a los científicos con la investigación sobre cetáceos y la vida marina en el entorno de las islas que forman Madeira.

Ubicación del Museo de la Ballena de Madeira – Caniçal.

El Museo de la Ballena de Madeira se encuentra en la localidad de Caniçal. Ubicado entre las dos pequeñas playas de arena negra de esta localidad; el museo cuenta con un pequeño parking en el que puedes dejar el coche sin problema.

  • Rua Garcia Moniz, nº1, 9200-031 Caniçal, Madeira, Portugal – Ver Ubicación

Horarios del Museo de la Ballena de Madeira

Como en toda Maderia, este museo cierra los lunes. De martes a domingos el museo permanece abierto en horario de 10:30 a 18:00. El último acceso recomendado es a las 16:30 para tener tiempo de ver todo el museo sin prisas.

El museo cierra solamente estos 5 días al año:

  • 1 de Enero
  • Domingo de Pascua
  • 24, 25 y 26 de Diciembre

Precios del Museo de la Ballena de Madeira

  • Adultos: 10€.
  • Niños de entre 6 y 12 años: 5€.
  • Adolescentes de entre 12 y 17 años/ estudiantes y mayores de 65 años: 8,50€.
  • Familia (2 adultos y 1 niño de hasta 11 años): 20€

Nuestro viaje por Madeira.

 

Ver los comentarios
Valora este artículo: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, Valoración: 5,00 sobre 5)
Al hacer una valoración se recoge una cookie con la IP de tu dispositivo
Cargando…

Siempre que viajes, viaja seguro. Consigue tu 5% de descuento por leer nuestro blog.

Si te gustó el artículo, por favor,compártelo.

Sobre el Autor

Informático, Viajero, aficionado a la fotografía, montañero, cervecero... me encanta viajar desde que tengo mis propios ingresos e intento disfrutar de cada minuto libre para practicar mis aficiones, que no son pocas.

Artículos Relacionados

UNIRSE A LA DISCUSIÓN

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.