Interior de la Casa del Conde Drácula - Siguisoara - Transilvania - Rumanía

La casa de Drácula en Sighisoara

La casa de Drácula en Sighisoara no es ningún sitio de obligada visita, es más, creo ni tan siquiera un lugar de interés turístico, aunque si un buen restaurante. Si entras a visitarlo, seguro que al menos alguna carcajada vas a soltar; ya sea por la decoración, la puesta en escena o la decepción de la visita. Nosotros entramos a visitarla por que viajamos con nuestra peque y al final nos resultó gracioso. Os lo contamos para que toméis vuestra propia decisión sobre si lo visitáis o no.

La casa de Drácula en Sighisoara, la casa de Vlad Dracul.

Una casa, dicen que probablemente la más antigua de Sighisoara, en una esquina en la Plaza de la Torre del Consejo y a muy pocos metros de esta, con la pared de color amarillo. En su esquina una farola y sobre la entrada un cartel con un dragón dorado que referencia a la familia Dracul.

Restaurante, bar y casa del Conde Drácula en Sighisoara – Transilvania – Rumanía

Dicen que fue en este lugar vivió durante cuatro años Vlad Dracul y que fue aquí donde nació su hijo Vlad Tepes en 1431, el conde Drácula. En esta casa viviría 4 años, desde su nacimiento 1431 hasta 1435 según reza la placa que hay en la puerta.

La primera planta de esta antigua casa te recibe con un mural de Vlad Tepes y la ciudad de Sighisoara, además tiene una barra de bar y parte del restaurante. Es aquí donde debes pagar la entrada para visitar la “Casa del Conde Drácula” que se encuentra, o más bien han montado, en la planta superior.

Es aquí donde empieza lo bueno. Subes una parte de la escalera y accionado por la persona que te ha cobrado la entrada, unas carcajadas y una araña enorme cae sobre tu cabeza… continuas subiendo la escalera, decorada con esqueletos, brujas y telarañas y llegas la sala principal.

Una sala con poca luz, iluminada con un candelabro, con telas de colores rojos y negros cubriendo paredes y ventanas y presidiendo la estancia, en el centro, un ataud.  En el interior del ataud se encuentra una persona, que haciendo las veces de Conde Drácula, te saluda con pequeños gestos y te invita a que te hagas una foto y dejes una propina, eso si, voluntaria y hemos de decir, que en verano, bien merecida, porque el calor que hace ahí dentro no es para estar además metido en un ataud. Este buen hombre, Drácula de postín, nos dio un poco de agradable conversación.

Posando junto al Conde Drácula – Sighisoara

Desde esta sala, una puerta comunica con otro salón con una enorme mesa, un busto de Vlad Tepes y algún mapa. Y esta es la visita a la que se supone la casa en la que nació el que Conde Drácula. Vosotros decidís si queréis visitarla o no.

Para nosotros, los padres, fue una experiencia ya que a nuestra hija le apasionaba el tema de Drácula; el desembolso no era demasiado grande para los tres así que a sabiendas de lo que nos íbamos a encontrar “más o menos” entramos.

Si queréis conocer de verdad un poco de historia sobre Vlad Tepes, sus venturas y desventuras y lo que hay de mito y leyenda, os recomendamos visitar una exposición The Dracula Investigation. No sabemos si está de continuo o no, pues cuando nosotros la visitamos era nueva en la ciudad, puedes acercarte a Str. Scolii 12, en la misma ciudad de Sighisoara y a pocos metros de La casa del Conde Drácula y comprobarlo.

Ubicación de la casa de Drácula en Sighisoara.

En pleno centro de la ciudadela de Sighisoara, en Strada Cositorarilor 5, se encuentra este restaurante-museo.

Ver ubicación.

Alojamientos en Sighisoara.

En Sighisoara hay hoteles, pensiones y casas de alquiler por habitaciones, que es por lo que nosotros optamos. Dentro de las murallas de la ciudadela elegimos este sitio: Casa Lia. Reservamos una habitación bastante amplia, con baño privado y desayuno incluido, pero que también nos daba la posibilidad de utilizar la cocina para preparar nuestro desayuno. La atención por parte de su encargado fue genial.

Existe una buena oferta de alojamientos en esta conocida ciudad de Transilvania, más de 150 opciones.

Ver otros alojamientos.

Otros artículos sobre Rumanía

Anselmo
Informático, Viajero, aficionado a la fotografía, montañero, cervecero... me encanta viajar desde que tengo mis propios ingresos e intento disfrutar de cada minuto libre para practicar mis aficiones, que no son pocas.