El cuarto día en Madeira amaneció lluvioso, un poco desapacible, pero con una temperatura agradable. Como no queríamos mojarnos mucho, optamos por. Seguir Leyendo