Cuando viajamos a Noruega, uno de los sitios al que queríamos subir era a la cumbre del Stetind. Es más, le pusimos a nuestra modesta expedición. Seguir Leyendo