Conocido como el equinoccio de primavera de Chichen Itzá; es la demostración de la precisión con la que construían ciertos elementos. Seguir Leyendo