Visita a Cambados – Santa Mariña Dozo, un cementerio con encanto.

El cementerio de Cambados es una de las visitas que hicimos durante nuestra vacaciones por Galicia. En Cambados, no visitamos muchas cosas pues llegamos a mediodia, así que lo primero que hicimos fue buscar la oficina de turismo, después un sitio donde comer y finalmente algo que ver por el pueblo sin tener que andar mucho. Hacía bastante calor, así que tras recoger un mapa turístico nos dirigimos a comer a un restaurante muy familiar donde la comida y el trato fueron excelentes, el restaurante Posta do Sol, y desde allí comenzamos nuestra visita.

Después de comer fuimos hacia la iglesia de la localidad, a tomar un poco el fresco, recordad que las iglesias, catedrales, y centros comerciales son sitios ideales para tomar un poco el fresco si el día es muy caluroso. Miramos detenidamente el mapa y decidimos que no queríamos museos ni visitas a bodegas, así que nos encaminamos hacia la otra punta del pueblo, hacia el cementerio de Cambados.

Es un cementerio con mucho encanto que está a los pies del monte de la pastora. El cementerio está en lo que antiguamente era la iglesia de Santa Mariña Dozo (Siglo XV) que a su vez fue construida sobre una antigua ermita románica. Esta iglesia fue abandonada en el siglo XIX y hoy se encuentra en ruinas, justo al lado del tanatorio municipal.

Entrada al Cementerio de Cambados - Santa Mariña Dozo

Entrada al Cementerio de Cambados – Santa Mariña Dozo

Las ruinas fueron declaradas Monumento Nacional en el año 1943. He de reconocer que no ibamos buscando un cementerio sino que íbamos en esa dirección no se si por las ruinas de la iglesia o por ir al monte para estar un rato al fresco en la naturaleza, pero cuando lo vimos, allí que nos metimos.

Cementerio Cambados - Santa Mariña Dozo

Cementerio de Cambados – Santa Mariña Dozo

Un cementerio impresionante, no nos quedó mas remedio que buscarlo en el móvil para sacar algo de información sobre él porque era precioso, tumbas antiguas, muy juntas unas a otras donde apenas había sitio para caminar si salías del camino principal. Las tumbas rodeaban por completo las ruinas de la iglesia de Santa Mariña Dozo, encontrando también sepulturas en el interior de las ruinas. La estampa era, a pesar de ser un sitio con “poca vida”, increible, el cielo azul, las tumbas y los arcos y el ábside que aún se mantienen en pié de la vieja iglesia… sin duda un sitio impresionante en el que estuvimos un buen rato caminando entre tumbas y bajo los restos que aún no se han caído.

Santa Mariña Dozo - Cambados

Caminamos también por el exterior de la iglésia, donde las tumbas nuevas desmontan un poco el halo misterioso que dan al lugar los grandes panteones familiares antiguos y las pequeñas tumbas que hay en la parte antigua del cementerio. La parte moderna no aporta nada y aunque se puede acceder a ella, afortunadamente no es visible desde la parte vieja.

Cementerio de Cambados - Galicia

En nuestro paseo por el cementerio, junto al ábside que aún se conserva y a la entrada de una pequeña sala que aun se mantiene entera vimos una pequeña tumba que tenia grabado el nombre de Joaquín María del Valle-Inclán, fallecido en 1914 a los 4 meses de edad y que fue hijo del conocido escritor Ramón María del Valle Inclán, así que investigando un poco supimos que en este cementerio también reposan los restos de la mujer del escritor, Josefina Blanco Tejerine y que hace 6 años estas tumbas fueron limpiadas por una asociación relacionada con Valle-Inclán.

Desde allí hicimos el camino de regreso hacia el coche bajo un sol de justicia, así que cuando llegamos al coche dimos por terminada la jornada en Cambados.

Ver los comentarios
Valora este artículo: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, Valoración: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Siempre que viajes, viaja seguro. Consigue tu 5% de descuento por leer nuestro blog.

Si te gustó el artículo, por favor,compártelo.

Sobre el Autor

Informático, Viajero, aficionado a la fotografía, montañero, cervecero... me encanta viajar desde que tengo mis propios ingresos e intento disfrutar de cada minuto libre para practicar mis aficiones, que no son pocas.

Artículos Relacionados

UNIRSE A LA DISCUSIÓN